Ayuntamiento de Teba
952 74 80 20
Síguenos
  • Ayuntamiento de Teba
  • Ayuntamiento de Teba
  • Conoce Teba
Banner DD.png
anu_3299_300.png

RUTA

TAJO DE TORRÓ

Recorrido: 10km

Dificultad: media

El Tajo de Torró es uno de los enclaves más impresionantes de Teba. Esta ruta recorre poco más de 9 kilómetros, con punto de partida y término en el municipio. La dificultad es baja-moderada; únicamente presenta leves obstáculos en el tramo que discurre por la boca del Tajo, en paralelo al río de La Venta cuando el cauce está crecido. 

El camino comienza en calle Santiago, en el punto que confluye con la entrada al pueblo por la carretera MA-465. Siguiendo esta vía, hay que continuar hasta encontrarse con una cruz de piedra caliza, conocida como 'Cruz de los Caídos'.

Llegados a este punto, ha de continuarse por la subida, iniciando el recorrido por 'La Molinilla', un antiguo sendero que a día de hoy está cercado por parcelas privadas y que llega hasta la llamada 'Majadilla de Antequera', un llano que sirve de cruce de caminos hacia diferentes puntos, como el Molino Lucero, vía de entrada a Teba, o la llanura de 'La Camorra', una de las cuatro cimas que rodea el municipio.

En este punto, el recorrido se encauza por la bajada de Taltarroba, una senda que se define a partir de cerradas curvas y por la que abundan distintas especies vegetales protegidas, como el esparto. El camino lleva sin pérdida alguna a la puerta del Tajo de Torró, en paralelo al río de La Venta, que transita por la boca del cañón.

En el camino por el desfiladero se halla un antigua molino de harina, uno de las paradas más interesantes del recorrido. Puesto en pie en la primera década del siglo XIX con el beneplácito del Ayuntamiento, hoy en día conserva gran parte de lo que fue su estructura y su sistema de funcionamiento, como las pozas donde se almacenaba el agua para generar la fuerza necesaria para moler el trigo. La situación de este punto también lo hace idóneo para apreciar las numerosas especies autóctonas de flora y fauna, como los buitres leonados o las cabras montesas.

En línea recta por el desfiladero se encuentra el Nacimiento de Torró, un manantial de agua que abastece a las huertas aledañas y parte del pueblo tebeño. Al paso, en el lado izquierdo y a unos 30 metros de altura respecto al cauce, se encuentra la Cueva de las Palomas. El enclave tiene una entrada única oval que se abre a una sala espaciosa con diversos entrantes, un sistema subterráneo que albergó refugios de comunidades prehistóricas, pintura rupestres pertenecientes a la edad del Cobre del tipo esquemático ejecutadas en color rojo y con motivos funerarios.

Tras estas paradas, el retorno se abre por el Camino de Torró hacia el Molino Lucero, un sendero que trascurre entre olivares hasta que, tras superar el cruce de la gasolinera, se ha de subir al pueblo por el Camino de las Pilas, en el que se cruza otra parada obligada: el nacimiento del siglo XIX.