Ayuntamiento de Teba
952 74 80 20
Síguenos
  • Ayuntamiento de Teba
  • Ayuntamiento de Teba
  • Conoce Teba
Banner DD.png
anu_3299_300.png

cueva de las palomas

La Cueva de las Palomas, al igual que la Sima del Sílex, se encuentra dentro del Complejo Kárstico de las Palomas, en la zona occidental de la Sierra de Peñarrubia, abriendo su boca hacia el Tajo de Torró o del Molino, por dónde discurre el río de la Venta.

Se ha llegado a documentar un nivel Epipaleolítico, así como desde la transición Neolítico - Cobre

La Cueva de las Palomas, al igual que la Sima del Sílex, se encuentra dentro del Complejo Kárstico de las Palomas, en la zona occidental de la Sierra de Peñarrubia, abriendo su boca hacia el Tajo de Torró o del Molino, por dónde discurre el río de la Venta. La actual boca de acceso a esta cueva es prácticamente vertical, respondiendo a su génesis, por el hundimiento de una dolina. La cavidad tiene unas considerables dimensiones, con anchuras máximas próximas a los veinte metros y un desarrollo longitudinal muy similar a la anchura máxima, aunque con un pronunciado desnivel desde la entrada hasta su fin en el corte del citado Tajo de Torró.​

La Cueva de las Palomas no es la única cavidad de la zona, ya que encontramos una gran cantidad de cavidades existentes en el tajo y en el entorno en general. En una de estas pequeñas cavidades se encuentra totalmente ligada a la Cueva de las Palomas la llamada "Cueva de las Pinturas", donde destacan las representaciones esquemáticas. Este yacimiento ha sido vinculado al Calcolítico, aunque se ha encontrado un diente de hoz, que deja dudas ya que es u elemento más encuadrable en momentos del Bronce.​

La planta interior de la cueva presenta una forma más o menos regular, tendente a un seudorectángulo oblicuo en el que as paredes laterales muestran numerosos recovecos. La parte más larga mide unos 25 m. mientras que la zona más ancha coincide con las cotas inferiores donde encontramos los dos recovecos mayores, con unos 18 m., aunque su anchura media es de unos 10 m. La cueva muestra una pendiente pronunciada en su mitad superior; el techo desarrolla un plano de inclinación parecido al del suelo, por lo que la altura se mantiene entre los 5 y 6 m. Todas estas características permiten que la luz natural sea abundante, permitiendo transitar por todo el interior sin utilizar luz artificial.​

El descubrimiento de este lugar como yacimiento arqueológico podríamos situarlo en el 26 de noviembre de 1972, día en el que el profesor de EGB, D. Pedro Pérez Gil, junto a tres personas más, hallan en el lugar material arqueológico que ellos mismo desde un principio cuadran en el Neolítico. Entre los descubrimientos de ese día cabe destacar un vaso en forma de olla globular con cuello recto, que conserva una de sus caras intactas. El Departamento de Prehistoria de la Universidad de Málaga tuvo noticias de este hallazgo, y decidió realizar una excavación sistemática del lugar, que se realizó entre 1975 y 1982. Estos trabajos de la Universidad de Málaga dieron como resultado una amplia ocupación en el tiempo de la Cueva de las Palomas, en la que se llegó a documentar un nivel Epipaleolítico, así como desde la transición Neolítico - Cobre hasta momentos muy avanzados de la Edad del Cobre, acabando con un nivel de ocupación medieval.